Plagas de las fresas

 

 

Plagas de las fresas


Aunque el cultivo de la fresa suele darnos mas alegrías que preocupaciones, siempre existen ciertas plagas o enfermedades que debemos conocer para poder actuar sobre ellas o por lo menos entender que nos esta pasando en nuestro cultivo de fresas. En nuestra entrada de hoy veremos cuáles son las principales plagas de la fresa y cómo controlarlas.

Nemátodos en las raíces de las fresas

Los nemátodos, también conocidos como nemátodes o nematelmintos, son una especie de gusanos que viven en el agua y en el suelo. Normalmente son tan pequeños que no se pueden ver a simple vista. Atacan principalmente a las raíces de las plantas, en este caso, de las fresas.

Entre las especies de nemátodos más importantes que pueden atacar al cultivo de las fresas podemos destacar: Aphelenchoides fragariae, Ditylenchus dipsaci o alguna especie del género Pratylenchus.

Pequeños bichitos en las fresas: los ácaros

En alguna situación si nos fijamos bien en las hojas de nuestras plantas, podemos observar pequeños bichitos conocidos como ácaros. En el caso de las fresas es común encontrarse un ácaro llamado Tetranychus urticae. Uno de los principales síntomas asociados a esta especie es un color grisáceo en las hojas de las fresas.

Pulgones en las fresas

A diferencia de los ácaros, los pulgones si que los podemos ver bien a simple vista. Por ello, si observamos las hojas de las fresas en ocasiones podemos apreciar estos insectos en el haz o en el envés. Entre las especies más comunes de pulgones en fresas destaca el pulgón amarillo. Esta especie, al igual que otros pulgones, es importante porque puede transmitir virus a las plantas. Aunque es menos común en el cultivo de la fresa, también podemos encontrarnos con pulgones verdes (Aphis forbesi).

Control de plagas y enfermedades de la fresa

Una vez que conocemos todos los síntomas y las causas de las plagas de la fresa debemos intentar evitar su aparición y aprender a controlarlos. Por ello, a continuación vamos a exponer algunas de las soluciones más comunes para prevenirlas y controlarlas.

  • Utilizar semillas libres de patógenos. De esta manera evitaremos que desde un principio nuestras plantas adquieran los patógenos.

  • No volver a sembrar en un terreno que haya estado contaminado el año anterior.

  • Quemar los restos de la cosecha si las plantas han estado contaminadas de algún patógeno.

  •  Favorecer la aireación de los cultivos (evitar que los cultivos estén muy juntos).

  • Eliminar las hojas afectadas. De esta manera reduciremos la propagación de la enfermedad.

Si cumplimos con todos estos consejos sobre las plagas de la fresa conseguiremos cultivar fresas sanas en nuestros huertos.

Texto de Odoo y bloque de imagen