Plaga de babosas en el jardín

 

Plaga de babosas en el jardín


Las plagas de babosas y caracoles puede provocar graves daños en nuestra jardín o huerto ecológico en muy poco tiempo. Hay métodos ecológicos para evitar plagas de estos moluscos herbívoros que están más activos principalmente en otoño y primavera. Las babosas se diferencias de los caracoles porque éstas no tienen concha. En nuestra entrada de blog te hablaremos un poco más sobre esta terrible plaga.

Tanto caracoles como las babosas actúan por la noche y es cuando salen a alimentarse atacando primero las hojas, yemas y brotes tiernos de las plantas, por lo que tendremos a éstos bien observados y protegidos. Les gusta la humedad y la necesitan para producir esa baba que dejan cuando se desplazan y por la que son fácilmente reconocibles. Los momentos del año cuando más activos están es en los meses con más lluvias y humedad.

Un sólo caracol puede llegar a poner unos 200 huevos. Normalmente la puesta es en otoño y  primavera. Durante el invierno o temperaturas bajas podrían hibernar para poder sobrevivir, igualmente harán en verano o cuando las temperaturas sean extremadamente altas. Los caracoles pueden llegar a vivir 5 años y las babosas pueden alcanzar unos 2 años de vida.

Prevenir plagas de babosas o limacos y de caracoles

  • Usar el riego por goteo: a los caracoles y las babosas les encanta la humedad. Si usas el método de riego por goteo las plantas no tendrán esa humedad que provocan otros tipos de riego y los moluscos se irán a otras zonas en búsqueda de humedad. También es muy útil regar a primera hora de la mañana en lugar de por la noche.

  • Predadores de caracoles y babosas: sus enemigos naturales ayudarán a mantenerlos controlados y evitarán su proliferación masiva. Podemos contar con la ayuda de salamandras,  lagartijas, sapos y ranas, ciempiés, escarabajos, víboras, tortugas, erizos, patos, gallinas o pájaros.

  • Plantas que repelen babosas y caracoles: evitan las plantas como el romero, la lavanda, mostaza, la salvia, la capuchina, la begonia o incluso los geranios. Sería buena idea plantarlas cerca de los cultivos más susceptibles de ser atacados o cerca de los planteles para que no ataquen a las plántulas.

  • Trampas para babosas y caracoles: para dar cobijo y poder atraparlos podemos poner tejas, piedras, ramas, cuencos u otros objetos similares donde puedan cobijarse las babosas o limacos y los caracoles durante el día y esto nos facilitará poder localizarlos fácilmente y eliminarlos manualmente.

  • Vigila los sitios con sombra y húmedos del huerto y jardín: a las babosas y los caracoles les gusta resguardarse en los lugares sombríos y húmedos y los eligen para poner sus huevos. Mantén los sitios con estas características bajo observación en las épocas de mayor actividad de estos moluscos.

Texto de Odoo y bloque de imagen