La agricultura vertical

Imagen de Odoo y bloque de texto

 La agricultura vertical 

Son sistemas de cultivo  que van desde los más comunes hasta las propuestas más novedosas. La agricultura vertical entra sin duda en la clasificación de aquellos sistemas o tecnologías que son más  futuro que presente. Pero su idea básica de aprovechar el espacio hacia arriba la está volviendo bastante atractiva.

¿Qué es agricultura vertical?

Vivimos en un planeta con recursos limitados, entre ellos la tierra cultivable. Mientras que la población va en aumento la cantidad de tierras agrícolas está disminuyendo. Actualmente el 33 por ciento de los suelos del mundo están degradados, principalmente por la erosión, aunque influyen también otros factores. Además, para obtener terrenos cultivables estamos deforestando ecosistemas de forma desmedida y alarmante. Es por ello que la agricultura vertical representa una alternativa interesante para producir alimentos en un futuro. Pues hacia arriba nos sobra mucho espacio.

La agricultura vertical es la rama de la agricultura que busca aprovechar los espacios verticales para producir alimentos. Y sobre nuestras cabezas hay abundante espacio, kilómetros y kilómetros antes de llegar al borde de la atmósfera. ¿Por qué no aprovechar algo de este espacio para producir alimentos? No disponemos actualmente de las tecnologías necesarias para construir estructuras de varios kilómetros de altura. Pero ya se está dando el primer paso con algunos proyectos para construir el primer rascacielos de un kilómetros de altura. Sin embargo, antes hay que dar un primer paso

Antes de tener granjas en edificios de gran altura debemos aprovechar el espacio cercano. Pues con unas cuantas decenas de metros que le podamos arañar al espacio vertical es más que suficiente para comenzar. Eso si, el principal reto de la granja vertical consiste en modificar el paradigma del espacio. Esto porque desde que la humanidad comenzó a hacer agricultura siempre fue de una manera horizontal. No será sencillo cambiar tanta inercia. Conforme la siembra vertical demuestre sus ventajas se irá adoptando, en especial en las grandes ciudades, donde espacio no sobra.

Otro paradigma que deberá vencer la agricultura vertical es el del aprovechamiento de la energía solar por parte de las plantas. Contrario a lo que se cree, la fotosíntesis es bastante ineficiente, aprovechando solo entre 3 y 6 por ciento de toda la energía solar captada. Además, con sistemas de iluminación adecuados las plantas no requieren estar expuestas a luz solar natural, sin que esto implique una disminución en la productividad y la calidad de las mismas