Flores para tu jardín: El Clavel

 

Flores para tu jardín: El Clavel


El clavel. Es una de las especies con un dulce aroma muy potente. Los claveles, de totalmente a nada resistentes a las heladas, gustan de lugar soleado en nuestros jardines, resguardado de los vientos fuertes y un suelo bien drenado ligeramente alcalino.

Se deben podar los tallos después de la floración. Las especies perennes se multiplican mediante acodo o esqueje en verano; anuales y bianuales, pose en otoño o principios de primavera. Debemos estar atentos a los pulgones, trips, roya, orugas, e infecciones víricas.

Cómo plantar claveles

Lo primero que tenemos que tener claro es en qué formato vamos a proceder para obtener nuestros claveles. Podemos obtener claveles de tres formas distintas.

La primera es a partir de semillas. Sí nos decidimos obtener claveles a partir de semillas lo primero que tenemos que obtener son semillas sanas de claveles de aquella variedad de clavel que queramos obtener para nuestro jardín.

A la hora de sembrar nuestras semillas de clavel debemos separar las semillas unas de otras en nuestro jardín unos 30 centímetros y cubrirlas con la tierra  o sustrato con una profundidad no superior a los 4 a 5 centímetros.

Una vez que hemos sembrado nuestras semillas debemos mantener la tierra húmeda para que la semilla siempre tenga agua a su disposición.

Sí todo va bien, nuestras semillas germinarán a las 2 o 3 semanas.

Otro sistema para obtener claveles es a partir de esquejes. Cortamos un esqueje o varios en función del número de claveles que queramos obtener.

Cortamos un esqueje de una planta de clavel sana y siempre teniendo en cuenta que el esqueje tenga de 2 a 3 nudos de hojas. En un contenedor pequeño de plástico, o de cualquier otro material, rellenamos ese contenedor con un buen sustrato de plantas de exterior y plantamos el esqueje de clavel en nuestra maceta.

Posteriormente lo humedecemos. Debemos mantener la tierra húmeda para favorecer el enraizamiento de nuestro esqueje que una vez que haya enraizado sacaremos nuestro clavel con las raíces y lo plantaremos en aquella zona de nuestro jardín que queramos.

Por último es la obtención de claveles a partir de planta ya comprada en vivero. Como hemos dicho anteriormente es una planta muy utilizada para formar zonas de rocallas y parterres con colores vivos.

Consejos para el cuidado del clavel

No debemos regar en demasía nuestros claveles a excepción de que nos encontremos en un clima extremadamente caluroso y seco. Con una vez por semana debería ser suficiente para mantener nuestros claveles en un estado óptimo.

Nos debemos asegurar que existe una buena circulación de aire alrededor de nuestras plantas de clavel  para evitar la aparición de enfermedades como la roya o cualquier otro tipo de hongo parásito. Los claveles los debemos situar en zonas soleadas, ya que como mínimo deben recibir de 4 a 7 horas de luz directa diaria.

Siempre utilizar tierras o sustratos con un pH neutro próximo a 7.

Texto de Odoo y bloque de imagen