Cuatro enfermedades del maíz y cómo evitarlas

 

Cuatro enfermedades del maíz y cómo evitarlas


El maíz como todos los cultivos, es susceptible a ataques de plagas y enfermedades que pueden perjudicar su correcto desarrollo y por lo tanto sus frutos. De modo que se debe cuidar de la planta y brindarle los nutrientes e insumos suficientes para que su crecimiento no se vea afectado. A continuación presentamos cuatro de las enfermedades más comunes en los cultivos de maíz.

Phyllachora maydis (Mancha de asfalto): Esta enfermedad produce lesiones oscuras de aspecto liso y brillante o de forma circular sobre las hojas o tallo de la planta. Se da por la interacción de tres hongos que se alimentan de los azúcares de las plantas, provocando la muerte de las hojas y posteriormente de la planta.

Cercospora sp: Conocida también como la mancha gris de la hoja. Estas pigmentaciones oscuras empiezan a pronunciarse en las hojas inferiores de la planta y se extienden de manera gradual hacia toda la planta, lo que se traduce a un consumo total del cultivo. Esta enfermedad se desarrolla por un hongo que impide el proceso de fotosíntesis, evitando la producción de mazorcas.

Diplodia: Esta es una de las enfermedades menos conocidas del maíz. El resultado es la putrefacción de las mazorcas. Este es un hongo en el que las hojas de la mazorca empiezan a colorearse de un tono oscuro. Los granos pierden su dureza y se vuelven sumamente blandos. La activación de este hongo se puede dar también por la presencia de gusanos como el cogollero o el elotero (Helicoverpa zea).

Marasmeillus sp (borde blanco): Es una enfermedad en forma de mancha extensa en las hojas, de entre 3 y 15 centímetros de ancho, se presenta en tonos cafés claros, que con el tiempo se torna en un color blanoc. A diferencia de las otras enfermedades mencionadas, Marasmeillus afecta solo a las raíces y tallos de las plantas, más no a sus hojas.

Texto de Odoo y bloque de imagen