Cómo acabar con la mosca blanca de mis plantas

 

Cómo acabar con la mosca blanca de mis plantas


La mosca blanca es de las plagas más frecuentes en agricultura y jardinería. Con el calor y la humedad este insecto encuentra su medio perfecto para parasitar gran variedad de plantas. Si comienzas a ver manchas amarillas, deformaciones y melaza en las hojas, puede que sean ellas. Hoy en nuestra entrada de blog te contamos c
ómo acabar con la mosca blanca de mis plantas

Aunque no lo parezca, la conocida como mosca blanca no es en realidad una mosca sino una chinche (orden hemípteros), al igual que los pulgones. Otra curiosidad es la relativa a  su color: el cuerpo de este insecto es amarillo. Lo que le da el aspecto blanco es la cera protectora de sus alas.

Esta pequeña chinche de apenas 2mm se alimenta de savia: utiliza su aparato bucal picador y chupador para succionar los azúcares en las zonas más accesibles de la planta. Normalmente la encontrarás en el reverso de las hojas donde se siente más protegida y el tejido es fácil de perforar.

La mosca blanca es muy frecuente en los cultivos de invernadero donde las condiciones de temperatura y humedad son estables, pudiéndose dar durante todo el año. Por suerte la plaga es menos dañina en jardinería, concentrándose su periodo de actividad solo en la primavera y el verano (zona mediterránea). En climas más cálidos (Canarias, Centroamérica…) la situación se puede prolongar nuevamente. 

Como siempre, ante esta plaga como con otras, la prevención pasa por un correcto mantenimiento. Las plantas débiles son más susceptibles a las plagas y a las enfermedades.

El primer paso para tener unas plantas saludables es el conocimiento de sus necesidades. Ya sabemos que no todas las especies requieren las mismas condiciones de sustrato, luz, temperatura, agua o nutrientes. Es por eso que espero tengas a este blog como uno de tus aliados.

Eliminar la mosca blanca

Lo has hecho todo bien pero a pesar de todo la plaga ha vuelto a aparecer… ¿qué puedes hacer? Hay varias formas de enfrentarse a la mosca blanca:

Lo primero que puedes hacer es colocar trampas cromáticas. Las puedes comprar o hacerlas tu mismo, el principio es sencillo, no son más que cartulinas amarillas con material adhesivo. Las cuelgas cerca de las plantas afectadas y ya está: los adultos serán atraídos por el color llamativo del cartón y quedarán atrapados por el pegamento.

Esto servirá al comienzo,  para detectar la plaga y comprobar su magnitud pero únicamente con este sistema no conseguirás su control. Los tratamientos con jabón potásico o aceite de Neem son la solución, te ayudarán a eliminar las larvas existentes. Efectúa al menos tres tratamientos, cuidándote de llegar hasta el último rincón de las plantas (insiste especialmente en el reverso de las hojas), y deja una semana de descanso entre cada aplicación.

Texto de Odoo y bloque de imagen