Agua para el riego


Imagen de Odoo y bloque de texto


Agua para el riego


La mejor agua es la de lluvia.

Aprovecha los días de lluvia para recoger agua con cubos. El agua de lluvia está exenta de cal y es ideal para todo tipo de plantas, en especial las acidófilas, como Azalea, Brezo, Hortensia, Gardenia, Rododendro, Fucsia, etc.


Aguas a temperatura ambiente

Para regar tus plantas de interior, es bueno llenar la regadera por las noches, para que el agua esté a temperatura ambiente cuando riegues por la mañana. El agua muy fría es perjudicial para muchas especies, especialmente para las tropicales.


Aguas con cal

Regar con aguas de este tipo, con el tiempo, alcaliniza el suelo o sustrato y provoca carencia de nutrientes, por ejemplo de hierro. En plantas acidófilas (hortensia, azalea, gardenia, etc.) es especialmente grave y lo notan rápidamente. Consecuencia: amarilleo de hojas.

Además, el agua dura, con cal, deja manchas blancas en las hojas de las plantas una vez se evapora el agua con que las pulverizaste. Para evitarlo, vaporízalas siempre con agua descalcificada o con agua de lluvia.

Salinidad

Si el agua es salina, descártala para el riego.

Si el agua es ligeramente salina:

- Elige plantas tolerantes a la sal.

- Riega con un poco más de agua para que vaya lavando sales.

- Cada 5 meses lava el sustrato a fondo echando abundante agua para que arrastre las sales fuera. Tras un lavado fuerte deberás reponer los fertilizantes que necesita la planta y que se habrán perdido por las aguas de riego.